viernes, 8 de febrero de 2008

Instrucciones para dar cuerda al reloj

A propósito de aparatitos, como el celular que acabo de adquirir... me llegó el mail de una amiga, Vicky, que creo que le va a encantar leerse en el blog (gran fana y comentarista). Es un textito de Julio Cortázar que tal vez a más de uno le resulte conocido.

Ya hace varios meses que ando sin reloj, y también andaba sin celular. Es la libertad total... uno no anda pendiente de ese demonito con pilas (o batería). Menos que menos, anda midiendo el día en horas, sino en momentos. Eso es algo que el viaje (o las vacaciones, que muchos de ustedes estarán disfrutando) me permite hacer.

Ahora que tengo celu, vuelvo a la vida de tener un coso del cual depender. Igual les confieso que lo dejo a un lado y cada taaaanto, lo consulto a ver si llegó algo. Como que el plan es consultarlo como cuando uno consulta mails: cuando quiere. Aprovecho para agradecer los mensajitos... he tenido muy gratas sorpresas!


Bueh sin preludios, comparto este texto que me gustó.



Saludos!!!



Instrucciones para dar cuerda al reloj




Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.



Julio Cortázar

2 comentarios:

Ivan dijo...

ay amigaaa
que bueno estar en tu situacion disfrutando de los buenos momentos sin pensar en las horas...a proposito de tu nuevo celular...te llego mi mensajito?
te cuento que yo muy bien, encaminado a tokyo la primera semana de abril, ya descarto verte antes de irme pero bueno siempre hay esperanzas...
se te extraniaaa
hablemos un dia de estos!
un abrazo grande
iiii

Vicky dijo...

ahhh pero que lindo ver que te haya gustado el textito!!! Ya me agendo tu teléfono, prometo no molestar con pavadas, aprovecha no andar colgada de relojoes y compromisos que creo, es uno de los estados de relajo mas lindos que puede haber!!!!!

Besotes Maguitaaa, respondeme el mail guacha.