sábado, 10 de noviembre de 2007

Smile, I am Flavia Palmiero and Jesus loves you

Escribo de nuevo desde El Salvador (sí! todavía!! jajaja). Para los que me preguntan: no, no me enganché con nadie (ojalá...) pero me tratan muy bien y me cuesta irme. Igual ya se acerca en serio la fecha en que salga para Honduras.

Además de sentirme a gusto, no me fui todavía porque fueron apareciendo nuevas cosas para hacer. Esta semana que pasó estuve nuevamente de traductora, esta vez con un grupo de norteamericanos de North Carolina que vinieron a ayudar con la Bolsa del Samaritano (Samaritan´s Purse www.samaritanspurse.org) . Con la Bolsa había estado colaborando el otro mes y como sabían que hablaba inglés me llamaron para ver si podía ayudarlos a recibir un grupo. Por supuesto que sí.

Acepté apenas me llamaron, sin saber mucho de qué se trataba. Mi amiga Emily, que es pasante en La Bolsa, me había dicho que le parecíiiiia que era para trabajar con niños pero la verdad es que no le di mucha bola. Cuando llegué advertí que tal cual, era para estar asistiendo a las mujeres del grupo en las escuelas bíblicas.

El grupo estaba conformado por 8 hombres, que estuvieron construyendo una iglesia para la comunidad de "Los Anhelos", cerca de Rosario de Mora, y 6 ""chicas"", a cargo de entretener a los niños. Acá estoy con Mary, Kelly, Lisa y Jennifer, algunas de ellas. La foto es en la playa porque el lugar donde parábamos era frente al mar. La emoción que sentí cuando llegué al lugar que nos hospedábamos, merecería un capítulo aparte. El lugar no era lujoso pero era hermooooso, y me dieron una pieza para mí que por mi cuenta y con mi presupuesto mochilero, hubiera sido imposible financiar.


El lunes mismo empezamos temprano y como ninguna de las mujeres hablaba español, me tuve que hacer cargo desde principio de la actividad. Nunca extrañé tanto a Belén, mi amiga del alma que tiene talento natural para tratar a los niños. No es mi caso, nunca lo fue...como siempre digo, prefiero estar con adolescentes o con jóvenes.

Los chicos habían sido citados así que empezaron a venir de a poquito y ya el primer día, a primera hora, teníamos a unos 150 parados adelante!! Opté por no entrar en pánico, y recordar las canciones que cantaba de pequeña en la escuela dominical. Hay un par que nunca fallan, y coinciden con las que más me gustaban a mí a los 8 años. Después de cantar un rato jugamos al juego de la silla y otras cosas, y pese a todos los pronósticos, nos fue muy bien. Casi como si hubiera tenido a Belén al lado.


Después de jugar, compartir un refrigerio con los chicos y jugar un rato, una mujer del grupo enseñaba una historia de la Biblia. Eso también lo traducía, y siempre con tonito salvadoreño y voz de conductora de progama de TV infantil. Para los que se rieron con el video del quiché, con uno de esto se hubieran descostillado.

Así fueron las actividades casi toda la semana, a excepción del jueves que hicimos una clínica médica.

La verdad es que la experiencia, de nuevo, estuvo super linda. No solo por conocer al grupo e intercambiar momentos, charlas e ideas con ellos, sino también por ser parte directa de actividades con los chicos. Estuvo bueno sentir que si uno se dispone, siempre puede aprender a hacer aún lo que nunca se había imaginado, y además fue bueno poder estar dejando en los chicos enseñanzas tan lindas como las que dejamos.

Los gringos trajeron un montón de materiales, regalitos y golosinas, pero espero que sobre todo estos chicos se hayan podido quedar con el mensaje del amor de Dios, que no hace distinción de edad, color de piel, país de residencia, estrato social.


Una maravilla más para contar! Los miembros del grupo se coparon con escuchar la experiencia que estoy haciendo por el continente y TAMBIÉN me dejaron un poco de $ de ofrenda. Qué emoción! Realmente no fue por la ""paga"" de haber estado traduciéndoles sino algo que juntaron espontáneamente para ayudarme. Me llegó al corazón recordar que Dios provee.









3 comentarios:

Paula dijo...

Realmente sos todo terreno!
Se ven divertidas las fotos de animadora infantil...

Manu Arias dijo...

Hola Magui, sos una fenómena y te quiero mucho! Me parece espectacular tu experiencia y tu manera de contarla. Por ahora no vi mucho del blog, sólo lo que posteaste en noviembre y los videos, pero me bastó para saber que andas muy bien, enriqueciendote mucho personal/espiritualmente (y si siguen apareciendo grupos como samaritanspurse, el enriquecimiento puede llegar a ser patrimonial :-) )

Acabo de suscribirme a tu blog para estar siempre al tanto de las actualizaciones.

Mañana o pasado te mando un mail para contarte que tal todo por Ginebra.

Besote grande!

Anónimo dijo...

Recién hoy vi esta parte de tu viaje y dije Por fin!! mi polla está trabajando con chicos .Creo que tenés una capacidad especial. aunque no lo creas. Vení pronto que te tengo preparado un trabajito en el Ministerio de Niños . Te amo Tía Susi.