sábado, 1 de diciembre de 2007

Dejando El Salvador, ese pequeño gran país.

Ya estoy en Copán Ruinas, Honduras. Muy lindo pueblo! Casi no vengo pero una gente divina que conocí en La Palma, me insistió con que viniera. Después contaré de este lugar pero quería dedicar unas líneas a contar un poco qué pasó con El Salvador que me retuvo tanto.

En primer lugar, cosa que ya comenté, la familia Rodriguez me trató de maravillas. Me abrieron las puertas de su casa y de su corazón, me festejaron un cumpleaños muy divertido y hasta hicieron un poco de fuerza para que estirara la estadía. Cada semanita que me ausenté de la casa porque me fui a un viajecito misionero o a otro lado, me repetían que me habían extrañado y que si fuera por ellos me quedara todo lo que quisiera. Acá estoy con ellos, y con Emily. Me llevaron a pasear a varios lados, en este caso estamos en Suchitoto.

Emily fue otro motivo especial para quedarme. La conocí el 3er día de llegar a la ciudad, y enseguida nos hicimos muy amigas. Ella no había hecho muchas amistades todavía en el país, y nos pusimos de acuerdo para pasear por todos lados. Fue la primera que empezó a hinchar hasta cuándo debía quedarme en San Sívar: al menos hasta cuando ella se volviera a EEUU, el 12 de noviembre. Al principio me pareció mucho y una locura, pero el tiempo fue pasando y le agarré gustito a la idea. Emily es gringa, vino a El Salvador como pasante de La Bolsa del Samaritano, y llenó un espacio en mi vida, que había dejado Lau al irse… una amiga cristiana, divertida, con quien salir para todos lados y charlar de todo. Acá estamos en un tributo a Manu Chao que fuimos a escuchar juntas. La extrañé cuando se fue! La loca se fue tan copada con El Salvador, que va a hacer todo lo posible para volverse a trabajar o lo que sea. Es gracioso que la 1era vez que salimos, me dijo: “podría vivir en el Salvador”… Yo la miré y le contesté: “Yo ni loca!”… pero ahora yo también lo creo.

Un tercer motivo fue los amigos que hice… de todos lados! De todos los colores y sabores. Empecé conociendo a los amigos de Taty y Tico, los hijos de los Rodriguez que aunque no están en El Salvador le dejaron encargado a sus amigos que me trataran bien. Son chicos de la iglesia Bautista Miramonte, y honraron el encargo de sus amigos… me llevaron a varios lados y me hicieron sentir como en mi casa. El día siguiente que llegué a San Salvador, en la casa organizaron una bienvenida así que ahí conocí como a 20 de un tirón. Con los que más salí fueron Fran y Gaby, Cesar, Luis David y Caro. Ellos también me invitaron a un minicampamento de la iglesia, acá estoy con un grupo grande de ellos.


En esta foto, estoy en una “pijamada” en la casa de Liz… estas chicas son las amigas más cercanas de Taty. La pasamos bien esa vez!! Pero más ellas, que se quedaron como hasta las 5 AM despiertas… yo hice gala de mis ya viejos 25 años y me dormí a las 2 AM como una abuela jaja.

Otro grupo de amigos que hice, con los que me reí mucho, son los chicos de Christian Surfers. Un placer haberlos conocido! Ya puse fotos de ellos en otra entrada del blog. Con La Loca me fui a surfear 2 días, y con su amigo Jan Carlo me hicieron acordar mucho a mis primos; y con el Chele Lama salimos a varios lados, rescatando sobre todo el concierto de Los Wailers. Ligado a ellos conocí también a chicos de la iglesia del Auditorio, una masa…El otro día salimos a surfear y después a recorrer un pueblito y fue uno de los mejores días que pasé en estos 3 meses. En ese grupo está mi primo postizo Mancy, un diecisieteañero que me llegó al corazón! Lo quiero tanto que lo quiero de cuñado jaja.

El 3er grupo de gentes son los chicos de la iglesia “Ruta 3.16”… una masa! La iglesia, espectacular, y la gente también. En esta foto se puede ver la iglesia en gral, son todos jóvenes, se reúnen en un local que antes era un antro y la filosofía de las reuniones y todo eso, es genial. Es la iglesia a la que me gustaría asistir si estuviera en Bs As… necesitamos una así en nuestra city, donde muchos chicos que no encajan en las iglesias normales, se sientan ahí como pez en el agua. Para el que leyó el libro “La Generación Emergente”, de Junior Zapata, sería la iglesia con que Junior sueña en ese escrito.

Otro motivo importante por el que me fui quedando, fue por mi ya archicomentada inquietud de aprender surf. Como diría Ceratti, ahí vamos… todavía no domino la cuestión (para naaaada), pero lo que vale es la intención, y la intención sigue intacta jaja. Espero ir mejorando en otros países y otras costas. Y espero encontrar gente con la misma paciencia y buena onda que encontré en El Salvador para enseñarme.

Y cerrando, los que me preguntan qué tiene El Salvador que me atrajo tanto… les resumo: además de su gente, que es genial y me trató super bien; este pequeño gran país tiene la característica de tener playas, montañas, volcanes y lagos en un territorio muy pequeño. Todo está cerca.

Dicen que lo bueno viene en frasco chico… y en este caso es cierto. Le llaman “el país de la media hora”, porque en media hora llegás a casi cualquier lado bonito. Eso me encantó… en Argentina tenemos que hacer 10 hs o más para ir de la playa a una buena cadena montañosa, y otras horas para visitar un lago como la gente. El clima también es ideal, rondando los 25 grados casi todo el año, y el único riesgo grande que se corre es el de un terremoto, que por suerte no golpeó cuando yo estaba, ni en muchos años. La historia del país es dolorosa pero interesante, y el futuro también es prometedor. Tiene problemas sociales graves, como las maras, la inseguridad y los indicadores de desarrollo muy bajos por momentos… pero la sensación es que de algunas de esas cuestiones va a poder salir en un años. Con una de las ideas con las que me fui, es que si alguna vez vuelvo para quedarme (como varios me insisten… “dale quedate, que acá problemas sociales de esos que te gustan tenemos miles y hace falta más trabajo de ONGs”…), trabajaría para reducir el nivel de analfabetismo. Como en Guatemala, es de un nivel realmente ALARMANTE, y al contrario de muchos otros problemas sociales, ése es más sencillo de resolver, con un poco de buena voluntad.

Bueh, un buen resumen de por qué me quedé tanto, no? Y allí vuelvo para las fiestas… tengo muchas ganas de pasarlas con los Rodriguez y la familia extendida: abuelos, tíos y primos incluidos.

Como se despidirían los Wanakos (salvadoreños)… Salú!

3 comentarios:

Pepunk dijo...

hey yeah ahi salgo yo representando la R hahhaa buenas pics un abrazo a ver cuando volvemos a cruzar palabras

Anónimo dijo...

Muy buen post, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)

Anónimo dijo...

Buen post, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)