lunes, 31 de marzo de 2008

...en el campo las espinas, y en el medio de mi pecho la República Argentina

¿Puedo comentar algo desde Centroamérica, a más de 10 meses de haber salido del país y con el 0.01% de información que está manejando la gente allá, sobre el asunto del """campo"""?

La verdad? No creo.

Es difícil leer tu país, tu ciudad, estando lejos. Si querés podés tener acceso a muchísima información online, pero te perdés el termómetro de la calle... podés saber lo que opinan tus viejos o tus amigos pero no podés chatear con un tachero para ver con qué te va a salir esta vez.

Me encanta poder observar las noticias y tener una visión crítica de varios asuntos... pero el tiempo y espacio recorrido hasta ahora me han hecho perder un poco de noción de lo que está pasando. UN POCO, dije... porque hay cuestiones que se repiten muy seguido en la Historia, y los actores sociales no han cambiado tanto tampoco el último año.

(Sí cambió la figura presidencial, y no he tenido chance de vivir eso de cerca... como también el "alcalde" de mi ciudad. Estoy cada vez más cerca del regreso y me pregunto cómo la estará afectando ese personaje... cómo estará mi Buenos Aires querida, cuando yo la vuelva a ver...)

Sinceramente hasta hace una semana casi ni sabía lo que estaba pasando en el campo (bueh, como muchos de los que están allá, creo!). Le pedí a un amigo muy querido que vive de ello y tiene una visión que comparto sobre muchas cosas, que me explicara. Esa fue la primer referencia que tuve de la cuestión, y después leí como pude en los diarios lo que está pasando.

La danza de opiniones debe ser increíble, y lo puedo notar desde acá porque de repente la gente que meeeeenos me hubiera imaginado, tiene algo para decir sobre la soja, las retenciones, el precio de las importaciones de productos para el campo... me ha llamado mucho la atención y causado muchísima gracia también ver algunas reacciones inesperadas y descolgadas de conocidos. De un día para el otro muchos hablan como si se hubieran calzado unas alpargatas antes de aprender a gatear, vivieran en bombachas de gaucho o salieran ellos mismos a recolectar trigo en sus camiones. PUF!

En mi búsqueda por un poco de comentario coherente encontré recién este artículo que me iluminó un poco... una visión parecida a lo que creo sería la mía estando allá, y un cuestionamiento similar. No plantea cómo salir del embrollo ni quién tiene razón... pero creo que toca algunas cuestiones más de fondo. Hace una lectura desde lejos que me parece muy interesante...

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/101594-32001-2008-03-31.html

"En el cielo las estrellas
en el campo las espinas
y en el medio de mi pecho,
la República Argentina"


Lo que sí puedo opinar a la distancia es que no importa cuán espinado este el campo, intentemos que lo que esté en el medio de nuestro pecho sea solamente la República Argentina.

Claramente en todo este lío hay quienes quieren sacar de esta cuestión el provecho exclusivo para ellos mismos, en nombre del bien para el país.

Me fascina y celebro la capacidad de protesta que tiene nuestro pueblo cuando se lo propone, aunque confieso que me pone super triste también que haya algunos que sólo saquen a abollar su cacerola cuando se les toca el bolsillo, permaneciendo indiferentes a la horrorosa situación social de muchos de los argentinos.

Se paraliza el país cuando se tocan algunos intereses económicos, pero no logramos movilizarnos de la misma manera para reclamar la transformación real y profunda que requiere Argentina para que no seamos algunos sino todos los que podamos volver a sonreir.


5 comentarios:

Patricio dijo...

Magui,
Muy bueno el post, es hora de opinar, y ser parte y no un simple espectador que solo se mete cuando le tocan el bolsillo.
Pero la verdad, es que la nota de pagina 12 me dio lastima, y verguenza. Pero no busco politizar el blog, ni mucho menos generar controversias.
Espero que siga todo bien por allá y ya nos veremos cuando vuelvas a estos pagos.

Juan dijo...

Lamentable el artículo de página12...
Aliberti ya no sabe como llamar la atención, da asco la soberbia con la que quiere imponer su punto de vista... al punto de escribir "pelotudeces" lo que considera el resto.
Aun asi, el mejor premio para Aliberti es que jamás llegó a ser alguien en el terreno periodístico, siempre en las sombras...

Anónimo dijo...

Magui,

El artículo pide que tomemos partido, sino sería un (citoal autor) pusilánime, mediocre, carecería de formación intelectual o ideológica sólida y no me daría la cabeza.

Si elijo estar con el campo, sería uno de los ¨fiesteros que quieren más todavía¨. O sea que o soy mediocre o soy un fiestero o soy K... que elección, qué manera de descalificar a la gente!

No difracemos con argumentos ecológicos, ideológicos y distributivos lo que es solo una medida para saciar la voracidad fiscal del gran hermano.

Beso,

Negro M

Marcelo dijo...

mientras leía el principio del post me hizo recordar ese artículo que justo había leido el otro día y que me había parecido tan atinado a mi postura...

afortunadamente ya se aflojaron los humos y todos pueden pensar las cosas más en frío...

que sigas disfrutando de tu viaje magaui!!

Mariano & Fanny Pineda dijo...

hola, magui! hacía mucho que no entraba a visitarte! me alegró mucho ver tu foto con tu papá! qué bueno que lo puedas disfrutar unos días...
me siento identificada con tus palabras en este post. Después de casi 7 años fuera, es bueno ganar en tener un punto de vista más "objetivo" y crítico si se quiere, pero a su vez la sensación de no llegar a entender muy bien lo que está pasando. No es lo mismo leer el diario en internet que estar ahí.
Coincido con tus palabras en cuanto a las constantes histórias y los cacerolazos. Quiero creer que es posible salir del círculo vicioso, no teniendo como única opción para ello el irte a vivir a otro lugar. Ojalá que las nuevas generaciones puedan traer ese cambio.
Besos... Fa

p.d.: gracias por la mención en los enlaces... me honra