jueves, 12 de junio de 2008

Qué bien me trató Bogotá


Bueno hace mil que no cuento nada y eso es básicamente porque estuve paseando mucho, pasándola muy bien, terminando de recorrer Colombia y cruzando a Ecuador. Me encuentro actualmente en Quito, pero los sgtes relatos son de los últimos 20 días aprox. Hice de todo un poco.

Lo primero a destacar es que digo Bogotá y pienso en un montón de gente linda y lugares lindos. La ciudad me trató de maravillas y los bogotanos ni hablar. Ya hablé de él, pero menciono de nuevo que John Campos, el primer contacto que hice en la ciudad, fue parte importantísima del buen tiempo que pasé en la city. Él me presentó a todo el mundo, me acompañó a recorrer por todos lados, me explicó bastantes cosas de la cultura colombiana y me hizo reir mucho también. Lo único que le faltó fue hacerme entrar al VIP del concierto de su hermano con Marcos Witt pero bueno, se lo perdono. Acá estoy con él y más abajo con su mamá y su abuela. Las dos, personas muy hermosas que me cocinaron riquísimo y me hicieron sentir como en mi casa cuando las visité. Dos preciosas mujeres de Dios.


Otro componente importante, importantísimo de mi buen recuerdo de la ciudad es la familia que me hospedó por más de 15 días: los Gacharná Madrigal. Ellos me abrieron las puertas de su casa el mismo día que supieron que no tenía hospedaje (en realidad la loca fue Ángela, la hija de mi edad, que me ofreció alojamiento sin conocerme). Fue un verdadero lujo pasar esos días con ellos! Me dieron muchísima libertad, la cama de una de las hermanas y una ducha biennnn calentita que me ayudó a soportar los horribles 14ªC promedio de temperatura anual de la ciudad.

Los horarios de la familia son distintos dependiendo de la semana, así que algunos días me despertaba y estaban los papás de Ángela y algunos otros días no. Lo que no faltó nunca fue el desayunito de “arepa con queso” y chocolate (o variante de café con leche) que todas las mañanas me cocinaba mi hermano colombiano, Jaimito. Lo hizo cada vez con mucha ternura y es una de las cosas que más extraño! Le saqué una foto cocinando y otra juntos. Disculpen el tema del pijama.

Aquí abajo está toda la familia: Nena, Jaimito, Diana, Jaime y Naty. Me trataron super bien y me dieron un hogar por más tiempo del que les había dicho inicialmente.


Fue una bendición conocerlos y también quedarme con ellos me ahorró muchísimo dinero de hospedaje, en una ciudad que está bastante carita. Con ellos también fui a la iglesia (“La Casa”) y pasé varios de los festivos que coincidieron con mi estadía en Colombia. Es un dato curioso e ilustrativo: Colombia es uno de los países con más feriados del mundo. (supuestamente, el que más… por lo que en un mes y medio que estuve en el país, tuve 4 fines de semana largo… cualquier excusa es buena para festejar o descansar!!!). También me recibieron muy bien los chicos de la iglesia y Sabri y Dani Becerra, que me dejaron dormir en su casa otras 2 noches. No tengo una linda foto con ellos pero se quedan en mi retina :o)

Gracias a todos, son “súper chéveres”! Espero que Dios los bendiga y devuelva tanta generosidad que tuvieron conmigo. Nos vemos en Buenos Aires??

1 comentario:

Alejo dijo...

Saludos desde Bogotá

Pocas veces se puede sentir uno tan orgulloso de su tierra como cuando tu la describes. Muchas gracias, eres un angel y me alegra que la ciudad de Bogotá te haya tratado bien.